Nuestro legado

En Veracruz se asentaron los totonacas, una de las culturas milenarias de nuestro país, cuya forma de ver y concebir al mundo se encuentran vigentes hoy en día.

En su cosmogonía, todo ser humano nace con un don, cuya transmisión se convierte en obligación moral, ética y física. Asimismo, su desarrollo es fundamental para ser compartido con el mundo. Para los totonacos, crear es encontrar el sentido de la vida; la forma en que el ser se desarrolla. 

La escultura del Galardón Turístico “Mi Veracruz” está inspirada en la mundialmente famosa Carita Sonriente, representación de extraordinaria belleza y refinamiento de la cultura totonaca, donde se puede apreciar una estera que sobre sus sienes porta con una visión hacia el futuro.

El tejido que se observa se elaboraba usualmente con fibras de caña, palmas o tulares, cuyo significado es el reconocimiento y la trascendencia, sabiduría que ha hecho suya a través de la unión del padre con el espíritu.

Es una forma originaria que se aferra al suelo, obra humana, nido y lecho al mismo tiempo. Indica el legado ancestral que eleva el espíritu de quien es privilegiado con terso e indefinido tacto.