El primer pueblo mágico de Veracruz, nombrado en 2006. Se localiza a ocho kilómetros al sur de la Capital del Estado, en una de las regiones cafetaleras más importantes de México. En este rincón veracruzano con aroma a café, encontramos un pueblo rico en costumbres y tradiciones, embellecido por la arquitectura en sus edificios y casas señoriales como lo son sus haciendas, parroquias e iglesias. 

Es imperdible la visita por sus fincas cafetaleras guiada por expertos en el tema; donde podrás vivir la experiencia del cultivo, cosecha y cata de uno de los mejores cafés de altura del país, acompañado de su inigualable cocina típica como lo son las acamayas (langostinos de río) y la gran variedad de guisados con truchas, el pan a la leña, así como los licores, las nieves y dulces de leche de diferentes frutas regionales. No dejes de visitar las haciendas, los diferentes museos del café así como los orquidearios.